El cine de terror: nuevas expectativas de futuro

El cine de terror: nuevas expectativas de futuro

Nuestro catálogo, como sabéis, tiene una gran variedad de géneros pero en este post vamos a hablar sobre uno que no pasa desapercibido, el género de terror. La evolución de este género siempre se ha encontrado en constante transformación. Tanto es así, que muchos fanáticos de este cine aseguran que las películas de terror, en la actualidad, ya no son lo que eran en un principio. Un breve retorno al pasado El cine de terror proviene de las fuentes de la literatura, las supersticiones y las leyendas tradicionales, así como de temores y pesadillas nacidos de contextos socioculturales. La película considerada la primera cinta de terror surge de la mano del gran cineasta Georges Méliès en 1896, Le Manoir du Diable. Durante las primeras décadas, destacaban los decorados distorsionados que creaban una atmósfera amenazante, así surgen películas como El gabinete del doctor Caligari de Robert Tiene o el famoso vampiro protagonista de Nosferatu, el vampiro (1922, F.W. Murnau). Los años treinta y cuarenta estuvieron marcados por la proliferación de los arquetipos monstruosos como Drácula (1931,Tod Browning) o La momia (1932, Karl Freund). Con el cambio de década, los 50 invadieron las pantallas con viajes espaciales, extraterrestres e insectos gigantes producidos por la radiación atómica. Se produjo un incremento de productores independientes y la apertura de autocines. Es en 1960 cuando se revoluciona el género de la mano del maestro del suspense, Alfred Hitchcock, con Psicosis. La consagración del terror moderno y el cine adolescente Con el inicio de los 70, el género de terror comenzó a dejar atrás la tendencia de seres monstruosos como método para sobresaltar al público...
Mujeres cineastas: nuevas miradas

Mujeres cineastas: nuevas miradas

Cuando pensamos en los orígenes del cine se nos viene a la cabeza figuras tan célebres como los hermanos Lumière, inventores del cinematógrafo y autores de vistas tan famosas como Los obreros saliendo de la fábrica o el Regador regado, George Méliès por su famosa película Viaje a la Luna o Segundo de Chomón con El hotel eléctrico. La lista continuaría con nombres tan famosos como Alexandre Promio, Eduardo Jimeno o William Kennedy Dickson, pero a menudo se queda en el olvido el nombre de Alice Guy, quien firmaría la primera película de ficción, El hada de los repollos.