10 cosas por las que recordamos a François Truffaut

10 cosas por las que recordamos a François Truffaut

Hoy se cumplen 30 años de la temprana muerte del mítico realizador y actor francés François Truffaut. Hay muchas cosas por las que le recordamos, desde escenas que han pasado a la historia del cine, pasando por personajes inolvidables, su personalidad y colaboraciones. 1. La carrera de Jeanne Moreau, Oskar Werner y Henri Serre en ‘Jules y Jim’ (Jules et Jim, 1962). La imagen de los personajes corriendo sobre el puente con Jeanne Moreau a la cabeza, vestida de hombre y con un bigote pintado, forma parte del imaginario colectivo de muchas generaciones de cinéfilos. 2. El gatito sobre la bandeja de desayuno en ‘La noche americana’ (La nuit américaine, 1973), que tanto nos recuerda a otra de sus películas, ‘La piel suave’ (La peau douce, 1964). 3. El personaje de Antoine Doinel, alter ego del propio Truffaut. En ‘Los 400 golpes’ (Les quatre cents coups, 1959), ‘Antoine y Colette’ (Antoine et Colette, 1962), ‘El amor a los veinte años’ (L’amour à vingt ans, 1962), ‘Besos robados’ (Baisers volés, 1968), ‘Domicilio conyugal’ (Domicile conjugal, 1970) y ‘El amor en fuga’ (L’amour en fuite, 1979) lo vemos crecer, enamorarse una y otra vez, mentir y madurar. 4. Su adaptación del libro de Ray Bradbury ‘Fahrenheit 451’ (1966). La película británica del director francés en la que deja claro su interés por la literatura. 5. Su sensibilidad hacia la infancia. En ‘Los 400 golpes’ Antoine Doinel escapa de una educación férrea y nada empática; la escena final es todo un homenaje a la libertad. ‘El pequeño salvaje’ (L’enfant sauvage, 1970) se basa en la historia real de Victor de l’Aveyron, un...